Perfección estilística con una continuidad y linealidad propias de un estilo modernizado.